soy violeta logo

La gran espera | Soy Violeta

“Lo más increíble de los milagros es que ocurren” -Gilbert Keith

 

Todos tenemos una historia que contar, yo decidí compartir la mía un año atrás. Tener cáncer fue la prueba más difícil que tuve que enfrentar a mi corta edad (24 años) y también la más alentadora… hasta ahora.

 

Recuerdo muy bien cada visita al oncólogo, exámenes de laboratorio, TACs y quimioterapias; 6 horas de químicos y dolor. Todas las preguntas que tuve y el miedo que me invadía a la espera de las respuestas.

 

Una de las preguntas más importantes que hice y que me dejó marcada fue: ¿voy a poder ser mamá? Mi curiosidad me llevó a investigar en páginas de internet, revistas… Es mi gran anhelo. La respuesta me sacudió: “tratamientos de fertilidad“ y así tal vez puedo ser mamá, vi como mi sueño se esfumaba en un abrir y cerrar de ojos, el cáncer me había dado mucho pero me estaba quitando aún más. Pensé que  si no lo mencionaba, con el tiempo lo iba olvidar.

 

No tenía novio, y el amor no parecía estar cerca de mi puerta. Y así como son las vueltas del destino, un día sin esperarlo y sin buscar encontré a mi persona, Alex, él me encuentra el norte cuando lo pierdo, me dice la verdad y no lo que quiero escuchar, no es perfecto (nadie lo es) pero desde que lo conocí supe que era perfecto para mi. Es todo lo que esperaba y más. He vivido junto a él las experiencias de felicidad, emoción, y también miedo. Somos tan opuestos y la vez es mi complemento perfecto, me hace sentir segura y cuando estamos juntos  hay algo en él que me transmite paz y grandes dosis de amor.

 

 Junto a él, mi milagro imposible se volvió la mas hermosa realidad… ¡estoy embarazada! ¡wow! Ahora tuve millones de preguntas más: ¿el bebé estará bien? ¿le habrá afectado la quimioterapia? ¿ pero cómo si era “casi imposible”? ¿me va dar cáncer nuevamente? No pude con la incertidumbre y no visité a 1 ni 2 médicos, fui a 4. Para asegurarnos de nuestro bebé y yo estamos bien. En cada ocasión nos aseguraban que era una bendición y que mi cuerpo que hace un año estaba siendo bombardeado por quimios, es capaz de albergar un bebé sano y fuerte.

 

Mi oncólogo me dijo las palabras más dulces, que se sintieron como brisa de verano después de un largo invierno. “Tu bebé llegó en el mejor momento, para cualquier paciente oncológico, poder quedar embarazada es un milagro y una bendición, el bebé está cuidándote y estas inmune a una recaída ¡felicidades! Ya quiero contarle a las enfermeras ellas te quieren mucho”. Sin duda Dios tiene un propósito para mi vida y me está cumpliendo cada sueño y volviendo realidad cada milagro, me considero una mujer bendecida.

 

Junto con mi familia y amigos, estamos desesperados por conocer al amor de mi vida y poder contarle como su llegada ha venido a alegrar nuestras vidas.

 

Gracias por tenerme en sus oraciones, por ser las palabras de ánimos que necesito en los días malos. Me emociona enormemente poder compartir este nuevo y milagroso capítulo de mi vida con ustedes.

 

¡Ánimos! Hoy tenemos un día más.

 

 

 

 

Fotografía: Alexandra Jalil

0 ComentariosEnvia tu Comentario

Enviar Comentario

Cancelar Enviar
Nombre y Comentario son campos obligatorios. Nombre y Comentario son campos obligatorios.
cover La gran espera

Patrocinadores

Patrocinadores

Publicidad

Publicidad

Contacto X

Enviar Mensaje

Contacto X

Enviar Mensaje