soy violeta logo

30 AÑOS DE EXPERIENCIA | Soy Violeta

Vine a este mundo un 23 de septiembre. Mi mamá lo describe como uno de los días más lluviosos; entre truenos y relámpagos una niña de 17 años, que creció muy rápido, recibió a su bebé. No fui buscada, pero siempre he sido amada. Me crié con mis abuelitos maternos a los cuales ¡amo con el alma! Y mi mamá, la mujer más fuerte y luchadora que he conocido.  

 

Mi historia, la que estoy por contar, es sobre cómo desde muy pequeña he tenido que luchar. Todo comenzó cuando tenía 2 años; convulsioné por una fiebre muy alta, ese día mi mamá y yo estábamos solas en casa, no había quién nos auxiliara; pero ella logró que unos vecinos nos llevaran al hospital.  Durante un año y medio pasé por: numerosas citas médicas, encefalogramas y mucha medicina. Recuerdo a la perfección cuando me decían: -“respire, ahora no respire” y lo pegajosos que eran los electrodos; mi pelo terminaba duro y espantado. Lo bueno es que siempre, al salir del hospital, me llevaban a comerme mi dona preferida, la rellena de moras al DK’D que quedaba en la esquina opuesta al hospital. 

 

Era la niña frágil; pero con corazón de guerrera. Pocos años después nos a tocó la puerta otra enfermedad, el asma. Pasé muchos días en cama con un nebulizador tratando de respirar, el sonido como el ronroneo de un gato que salía de mi pecho, y el cansancio. Nunca pude hacer deportes, a los minutos de correr perdía el aliento. Me volví más frágil, comer un helado era deporte extremo.  Después de muchos años, tratamientos y los cuidados que me dieron en casa, fui mejorando, el asma se volvió algo del pasado. Aunque de vez en cuando, si el clima se pone loco, o estoy en un lugar con polvo… el ronroneo regresa (siempre guardo un nebulizador en mi casa, por las dudas).

 

Mi vida ha sido de luchas constantes, ganando batallas a enfermedades físicas y mentales. Poco sabia que todo lo anterior solo era una preparación para lo que se venia. Una hermosa tarde de octubre, recibí una llamada. Un mes antes, en septiembre, me habían operado por un dolor que tuve en la ingle, y los resultados de la biopsia ya estaban listos (si… 1 mes después). Nos sentamos en el consultorio de la Dra. Carolina Fortín; mi mamá, abuelos y yo. La doctora sacó un folder, lo puso frente a ella y comenzó: -“Jamás imaginé que el resultado de la biopsia seria este, Nicole…tienes Linfoma de Hodgkins rico en linfocitos en estadio III”,¿Qué? Realmente no podía creer lo que acababa de escuchar. A mis 24 años fui diagnosticada con cáncer... vine defectuosa de fábrica. Por alguna razón Dios nos seguía poniendo a prueba. 

 

Al principio no comprendía ¿por qué a mí?, Qué había hecho para que mi vida fuera cuesta arriba. Hasta que cambié la pregunta, ¿para qué a mí? Es complicado de explicar, pero gracias a tener cáncer mi vida obtuvo un propósito. Antes se sentía en automático, viéndola pasar sin realmente sentirla. Ahora valoro cada día, cada minuto, cada persona. Aprendí a apreciar lo que realmente es importante.  

 

Hoy, el día de mi cumpleaños número 30, me siento feliz y plena. A pesar de los momentos difíciles nunca he estado sola. Siempre tengo a Dios diciéndome: “Yo estoy aquí”.  Me siento lista para iniciar una nueva etapa de crecimiento para: Valorarme, cuidarme, y amarme más. Este ha sido un año muy difícil, pero estoy segura de que cada una de las pruebas han servido para moldearme como arcilla. 

 

Si estás leyendo esto, y llegaste hasta aquí, sabé que para Dios no hay imposibles y que si la niña frágil pudo sobrevivir todo esto, vos también podes. 

 

¡Ánimos! Hoy tenemos un año más.

 

 

0 ComentariosEnvia tu Comentario

Enviar Comentario

Cancelar Enviar
Nombre y Comentario son campos obligatorios. Nombre y Comentario son campos obligatorios.
cover 30 AÑOS DE EXPERIENCIA

Patrocinadores

Patrocinadores

Publicidad

Publicidad

Contacto X

Enviar Mensaje

Contacto X

Enviar Mensaje